Fotografía de postres y dulces

Helado cremoso de chocolate

febrero 6, 2015   6 Comentarios

La pasada navidad me regalaron el accesorio heladera para la Kitchen Aid y el finde pasado por fin lo estrené.

Después de varios intentos de haber hecho helado en casa del modo manual iba a poder hacerlo más cómodamente con la máquina. ¡Vaya diferencia! con la heladera se hace solo :) sin el laborioso trabajo de congelar – batir, congelar – batir cada media hora como cuando se hace a mano.

La textura final es espectacular y esta receta en concreto, resulta en un cremoso e intenso helado de chocolate con un color muy apetitoso.

Hacer helado con la KA requiere de un poquito de planificación, ya que primero hay que preparar la crema que queremos mantecar, enfriarla completamente en la nevera y luego ya trabajarla en la máquina con el bol completamente congelado, por lo que no es un postre rápido, pero a cambio es duradero y podéis hacerlo días antes de tener cualquier celebración, porque una vez llegado el día será sacar del congelador y servir ;).

Seguramente no esperabais esta receta en plena ola de frío, brrr… pero es que no he podido resistirme a estrenar el nuevo ‘juguete’. ¡Feliz viernes!

 1 2

Receta de Helado cremoso de chocolate

Ingredientes:
– 2 tazas de nata líquida 35%+
– 1/4 taza de cacao en polvo
– 1 tableta de chocolate negro para postres
– 1 taza de leche entera
– 3/4 taza de azúcar
– pizca de sal
– 5 yemas de huevo
– 1/2 cucharadita de vainilla

3 4 5 6 7 8


Elaboración:

– Si usáis también el bol heladera de la Kitchen Aid, recordad que tiene que estar mínimo 15 horas en el congelador antes de hacer el helado, yo empecé la receta una tarde y la terminé al mediodía siguiente, así tanto el bol, como la crema a mantecar estaban listos.
– En un cazo calentar 1 taza de nata con el cacao, remover hasta disolver y cuando cueza, retirar del fuego y echar todo el chocolate cortado en trocitos. Remover hasta que el chocolate esté derretido y entonces añadir la otra taza de nata y mezclar todo bien. Cambiarlo a un bol y colocar un colador encima.
– En otro cazo limpio poner a templar la leche entera a fuego medio y mientras tanto batir las yemas de huevo con el azúcar y la pizca de sal. Añadir la leche templada a las yemas muy despacio y batiendo al mismo tiempo y una vez todo mezclado volver a echar en el cazo y llevar al punto de ebullición a fuego medio y sin dejar de remover hasta que espese y se convierta en una crema pastelera.
– Echar la crema de las yemas en el bol con la crema de chocolate y nata utilizando el colador, por si hubiese algún grumo.
– Añadir la vainilla y mezclar todo bien con una espátula. Guardar en la nevera toda la noche.
– Al día siguiente mover un poco la crema de la nevera y echarla en el bol de la heladera siguiendo las instrucciones del fabricante (estará listo en media hora aproximadamente).
– Si no tenéis heladera tendréis que seguir el procedimiento manual, que es batir la mezcla, congelar, batir, congelar en intervalos de 30 minutos unas 4 o 5 veces, para evitar los cristales de agua al congelar y alcanzar una textura aceptable.
– Una vez hecho el helado guardarlo en un tuper hermético en el congelador.

9

10

Fotos: delikatissen

Receta: confession of a bright eyed baker

Blueberry scones (panecillos con arándanos)

enero 30, 2015   1 Comentario

Los scones son una especie de panecillos terrosos normalmente dulces, en los que se utiliza levadura química (la que usamos en los bizcochos) en vez de levadura fresca o de panadería como normalmente se usa para hacer pan. Son típicos en los países anglosajones en el desayuno y para acompañar el te o el café a lo largo del día.

Como no se utiliza levadura fresca, la masa no tiene que levar por lo que es una receta rapidísima, (os prometo que en 15 minutos estaba listo para el horno). Yo les dí forma triangular, simplemente haciendo un disco gordito con toda la masa y cortándola con un cuchillo como veréis en las fotos, pero también podéis utilizar un cortador redondo para que los scones tengan forma de discos, de igual manera están riquísimos. Espero que os gusten, ¡feliz viernes!

 1 2

Blueberry scones (panecillos con arándanos)

Ingredientes:
– 1/4 taza de harina integral de trigo
– 1 + 3/4 taza de harina de trigo
– 1 + 1/2 cucharaditas de levadura química
– 3 cucharadas de azúcar
– 1/2 cucharadita de sal
– 1/2 cucharadita de canela en polvo
– 1/2 cucharadita de cardamomo en polvo
– 4 cucharadas de mantequilla muy fría cortada en daditos
– 1/2 taza de leche
– 1 taza de arándanos frescos o congelados

– leche y azúcar para pincelar y espolvorear los scones

 3 4 5 6

Elaboración:
– Precalentar el horno a 200ºC.
– Preparar una bandeja de horno con un papel vegetal encima.
– En un bol grande mezclar las harinas, la levadura, el azúcar la sal, la canela y el cardamomo.
– Añadir la mantequilla cortada en daditos y con un tenedor mezclarla con los ingredientes secos aplastando hasta que quede hecha pelotillas del tamaño de guisantes.
– Hacer un hueco en el centro y añadir la leche. Mezclar con una espátula todo y añadir los arándanos.
– Espolvorear un poquito de harina sobre la encimera y transferir ahí toda la mezcla. Amasar para unir los ingredientes, pero lo justo, evitando que la masa se caliente y la mantequilla se vaya derritiendo.
– En cuanto os coja forma formar un disco y pasarlo a la bandeja con el papel.
– Cortar en triángulos, pincelar con leche y espolvorear con azúcar.
– Hornear 20-25 minutos a 200ºC o hasta que estén doraditos los scones.
– Sacar del horno y dejarlos templar sobre una rejilla (templados recién hechos es como mejor están ;)).

 7 8

Fotos: delikatissen
Receta modificada: treats-sf

Tarta de queso fácil (receta de aprovechamiento)

enero 23, 2015   4 Comentarios

Cuando terminamos un periodo como las navidades en el que compramos ingredientes de más, nos quedan restos en la nevera que lejos de tener que terminar en la basura pueden reciclarse perfectamente en un buen postre u otra receta.

Pasado Reyes, se me habían acumulado unos cuantos productos lácteos sin usar que estaban cerca de caducarse y como no sabía que hacer con ellos por separado, los mezclé todos para hacer una tarta rápida y fácil de queso (quedó estilo quesada).

Como no tenía galletas no le hice una base, así que quedó muy básica. Lo resolví en el plato añadiendo unos pistachos picados y crujiente de frambuesas (que también eran restos y siempre son muy vistosos además de dar textura) y una cucharada extra de crème fraîche. El resultado, ya lo veis, muy resultón :P y estaba riquísima. ¿También aprovecháis ingredientes y sobras para otros platos y postres? ¿Qué soléis hacer? ¡Feliz viernes!

 1 2

Tarta de queso fácil (de aprovechamiento)

Ingredientes:
– 5 vasitos de queso fresco tipo Burgos (6 x 62,5 g) (los míos eran desnatados)
– 1 tarrina queso crema tipo Philadelphia (270 g)
– 150 g azúcar
– 2 cucharaditas de esencia o extracto de vainilla
– 3 huevos L
– 100 ml de nata líquida para postres
– 100 ml de crème fraîche
– pistachos picados, crujiente de frambuesa y extra crème fraîche para decorar

 3 4 5

Elaboración:
– Precalentar el horno a 160ºC.
– Forrar un molde redondo con papel vegetal y reservar.
– Batir en el vaso batidor el queso fresco con la nata hasta tener una crema sin grumos.
– En un bol grande batir con la batidora de varillas el azúcar con el queso crema, añadir los huevos uno a uno y batir, añadir la vainilla, la crème fraîche y la mezcla que ya tenéis del queso fresco y la nata y terminar de batir todo muy bien.
– Echar la mezcla en el molde forrado con papel y hornear durante una hora aproximadamente a 160ºC. La mezcla subirá bastante, pero se desinflará al final.
– Cuando esté hecha la tarta, apagar el horno, abrir la puerta y dejarla dentro media hora más o menos (evitará un cambio brusco de temperatura y que tarta se cuartee, por bajarse de repente).
– Sacarla del horno y dejar enfriar sobre una rejilla completamente y luego mínimo de 3 ó 4 horas en la nevera o toda la noche.
– Como la tarta es muy básica en apariencia, sin base y con tan poco color, a la hora de servir decorar con pistachos picados y crujiente de frambuesa o similar y una cucharada de crème fraîche. Sencilla y deliciosa.

6 7

Receta y fotos: delikatissen

Magdalenas integrales

enero 16, 2015   7 Comentarios

Enero es tradicionalmente un mes de dietas y de controlar un poquito lo que comemos después de los excesos navideños y aunque es complicado hacer un postre del todo ‘sano’ (siempre llevarán un exceso de grasa, hidratos o azúcar que no necesitamos) hay recetas que por sus ingredientes son algo menos pesadas.

En repostería hay trucos para que los dulces sean algo más saludables como por ejemplo utilizar harina integral en lugar de harina blanca que aporta más fibra, lo mismo que emplear azúcar moreno en lugar de blanca o aceite vegetal en lugar de mantequilla. Yo soy de la opinión de no utilizar sucedáneos o productos considerados ‘ligth’ para la repostería (edulcorantes, margarinas, etc.) el resultado es siempre peor y al fin y al cabo esto de llevar una dieta equilibrada consiste en no pasarse, comer de todo, en su justa cantidad, pero lo más casero posible que por lo menos sabemos lo que lleva.

Esta receta es una de esas para los que a diario les gusta desayunar o merendar dulce. Las magdalenas deberían ser en teoría un producto de consumo ocasional, estas a pesar de ser integrales no son de dieta!, pero como llevan algo más de fibra no les remorderá tanto la conciencia :P Por cierto, están deliciosas! Espero ver pronto las vuestras en Instagram ;) ¡Feliz viernes!

1 2

Recetas de Magdalenas integrales

Ingredientes:
– 175 g de azúcar moreno
– 2 huevos L
– 60 ml de leche
– 190 ml de aceite de girasol (o vegetal suave)
– 210 g de harina integral de trigo
– 7 g de levadura
– ralladura de un limón
– 1/4 de cucharadita de sal
– 1 cucharadita de canela

3 4 5 6 7

Elaboración:
– En un bol mezclar la harina integral tamizada, la levadura, la sal, la canela y la ralladura de limón, reservar.
– Batir en otro bol el azúcar con los huevos. Añadir la leche y el aceite y terminar de batir.
– Incorporar a la mezcla de los huevos la de la harina y mezclar con una espátula. Guardar esta masa en la nevera como mínimo una hora (puede ser toda la noche).
– Precalentar el horno a 250ºC y preparar una bandeja para magdalenas con cápsulas de papel.
– Batir la mezcla que ha estado en la nevera y rellenar las cápsulas a 3/4 de su capacidad. Espolvorear con un poco de azúcar moreno las magdalenas.
– Bajar el horno a 190ºC y hornearlas 25-30 minutos o hasta que estén doradas.
– Sacar del horno y dejar reposar en el molde un par de minutos y luego sobre una rejilla hasta que se enfríen.
– Se mantendrán en perfecto estado durante cuatro o cinco días si las conserváis en un recipiente hermético. También las podéis congelar una vez frías después de recién hechas.

8 9

Fotos: delikatissen
Receta adaptada: Corazón de caramelo
Taza de té “Sonríe que la vida vuela” de mr. wonderful shop